sábado, 3 de julio de 2010

Lordosis


Generalidades
La palabra lordosis proviene del griego que significa curva. La definición de lordosis es una curva sagital del raquis de convexidad anterior. La bipedestación, logro del ser humano, en su estado evolutivo, originó en el raquis un enderezamiento y posteriormente una inversión de la curvatura en la región lumbar.

En el embrión humano de 48 días antes de aparecer la calcificación, el raquis presenta una curva de concavidad anterior y no existen curvas lordoticas. Al nacer, y por la acción de extender los músculos, la pelvis se inclina en sentido anterior (anteversión) y se inicia la lordosis lumbar y posteriormente, la cervical al comenzar a levantar la cabeza. Las curvas fisiológicas del ser humano son adaptaciones a la bipedestación.

La hiperlordosis o lordosis patológica puede presentarse con un cuadro álgido o no, localizado generalmente en la región lumbar.

Etiología

  • Congénita

  • Postural

  • Posquirúrgica y traumática

  • Afecciones neuromusculares y neurológicas

  • Deficiente equilibración pélvica

  • Otras.

Hiperlordosis Lumbar

Es la acentuación patológica de la curvatura normal fisiológica. Curvas normalmente más apreciables en la mujer.

Causas y efectos

La amplitud de la curvatura raquídea a nivel lumbar está condicionada por el modo de equilibración general y particularmente por el modo de equilibración pélvico.

Dos son las causas principales que pueden inducir a una actitud postural en hiperlordosis:

  • La anteversión pélvica

  • La antepulsión de la pelvis, es decir, su desplazamiento por delante de la línea de gravedad, lo que provoca un rechazo posterior del tronco.

El aspecto morfológico es muy diferente en los dos casos:

  • en el primero, el macizo glúteo es prominente y el vientre queda recogido

  • En el segundo caso, los glúteos pueden quedar más o menos borrados, el vientre se proyecta hacia delante, tenso.

Las condiciones mecánicas que afectan a los discos lumbares, son asimismo diferentes:

  • La anteversión predispone a las discopatías L5 S1 y a las espondilolistesis

  • El rechazo posterior del tronco, a las retrolistesis a nivel de las primeras lumbares.

Las causas u ocasiones que pueden favorecer estos modos de equilibración son las siguientes:

  • La astenia general, habitual u ocasional;

  • el embarazo

  • el uso de tacones altos

Aspectos de la curva

La lordosis puede presentarse bajo aspectos diferentes.

Esquemáticamente se distinguen:

  • la lordosis con acodadura lumbar baja, generalmente remontada por una cifosis dorsal a gran arco o en C abierta o a veces por una cifosis baja con aplanamiento dorsal superior. Es más frecuente en las actitudes en arco anterior y a la anteversión de la pelvis puede ser relativamente mínima;

  • La lordosis larga puede alcanzar, en los casos extremos, hasta la 5ª dorsal. Está remontada por una cifosis alta. La anteversión pélvica es entonces muy pronunciada.

Entre las lordosis altas podemos distinguir:

  • La lordosis a arco regular, en la cual la flecha se acentúa en el centro de la curvatura – caso mas frecuente-.

  • La lordosis a arco irregular, presentando ya sea un aplanamiento lumbar oblicuo hacia delante y una angulacion hacia D12 o una acodadura baja y un arqueamiento superior muy largo

  • La lordosis media, en la cual las curvas cifótica y lordótica están equilibradas y que se encuentran en las actitudes en acordeón especialmente.

Dinámica de la columna lordótica

El examen estático no es suficiente para apreciar todas las características de una lordosis, dos curvas de aspecto idéntico en la posición de pie pueden resultar muy diferentes según su relación a la flexión anterior.

Podemos distinguir esquemáticamente tres grupos:

  • la lordosis rígida, que persiste o al menos no se invierte en la flexión anterior. Está compensada dinámicamente en general por una laxitud coxofemoral importante.

  • La lordosis que conserva una anteflexión normal, invirtiéndose en curva cifótica media

  • La lordosis que se invierte fuertemente en flexión, en donde la articulación coxofemoral presenta poca amplitud de flexión.

La articulación coxofemoral en la lordosis

En cierto número de lordosis se acompañan de anteversión. La anteversión, en posición de pie, es una basculación pélvica hacia delante sobre el eje de las coxofemorales; desde el punto de vista articular, en la articulación de la cadera, equivale a una flexión del fémur sobre la pelvis. Esta posición en flexión coxofemoral puede fijarse, con el tiempo, por una retracción de los ligamentos anteriores y los músculos flexores ( psoas, tensor de la fascia lata, sartorio, aductores). La extensión coxofemoral se encuentra entonces limitada, incluso pasivamente y la retroversión de la pelvis resulta imposible en posición de pie, aunque la lordosis todavía se a flexible.

No se ha visto esta fijación mas que en adultos

Evolución y Patología Lumbar

La lordosis en general es flexible y corregible en posición sedante. Sin embargo puede fijarse progresivamente en el adulto y en forma excepcional en el niño. La fijación de la curvatura proviene mas frecuentemente de la estructura cuneiforme de los discos intervertebrales y de la retracción de los ligamentos posteriores y músculos de los canales lumbares. La forma de cuña de L5 ó L4, congénita o adquirida no es excepcional.
La ensilladura lumbar, ya sea flexible o más o menos rígida, favorece la aparición de algias lumbares y lumbosacras modificando la estática y la dinámica de la región.

Desde el punto de vista estático:

La oblicuidad hacia delante de la meseta sacra no permite a la 5ª lumbar apoyarse normalmente sobre el sacro, la L5 reposa en falso y el peso del cuerpo, que ella soporta cae casi por entero, tiende a impulsarla hacia delante. El peso se encuentra suspendido en su mayor parte sobre las articulaciones posteriores de L5 por intermedio de los istmos, que pueden estirarse e incluso romperse (espondilolistesis de L5. Los discos se encuentran sometidos a una presión expulsiva continua hacia delante.

Además, la acentuación del arco lumbar acentúa el pinzamiento de los discos hacia atrás, particularmente los de los dos últimos, sobrecargando su parte posterior.
En cuanto a los discos superiores lumbares, tienen que soportar, sobre todo en los casos de antepulsión pélvica con rechazo posterior del tronco, las fuerzas de cizallamiento hacia atrás.

Desde el punto de vista dinámico:

Si la lordosis es flexible, la amplitud del movimiento discal se encuentra aumentado por el hecho de que la vértebra, partiendo de una posición de extensión con gran abertura anterior del espacio intervertebral, debe efectuar también una basculación de gran amplitud para alcanzar una posición de flexión con cierre de ese espacio. Este es el caso de la lordosis que se invierte en flexión.

Si la lordosis es rígida, raramente lo es de manera uniforme, persistiendo en general una charnela localizada en un solo disco, siendo generalmente L5 S1, el que absorbe todo el movimiento de flexión

En ambos casos, el o los discos cuya amplitud de movimiento es exagerada, están sometidos a una fatiga que conduce a la aparición de lesiones discales. Estas lesiones podrán progresivamente por desgaste ( lumbalgia crónica) o bien presentarse bruscamente con ocasión de un esfuerzo (lumbago-ciático); el núcleo pulposo, al quedar pinzado hacia atrás, oprimirá el ligamento amarillo, creando una hernia discal posterior.

Tests gimnásticos exploratorios

1. Pedir al paciente la contracción dorso, glútea, abdominal con retracción del mentón, para ver el comportamiento de la curva, que será corregida cuando nos encontremos frente a una actitud.
2. Investigar la integridad de la cincha abdominal, que seguramente será insuficiente. En decúbito dorsal, pedimos la elevación de las piernas juntas y extendidas. Serán insuficiente los abdominales si en los primeros 30 grados de elevación de los miembros, la región lumbar se lordotiza marcadamente.

RECETA GIMNÁSTICA DE EJERCICIOS CORRECTIVOS TIPO

  • Para la musculatura abdominal, trabajo de la cincha y en especial de los rectos mayores, con acercamiento de los puntos de inserción. En decúbito dorsal con piernas flexionadas, muslos verticales, elevación de rodillas hasta los hombros

  • Para la musculatura glútea, en especial glúteo mayor, contracciones con acercamiento de los puntos de inserción Caderas a mas de 45º de flexión

  • Para la musculatura erectora del raquis, contracciones concéntricas y mantenimiento en contracción estática de la actitud lograda Redresion del tronco ( ídem a cifosis)

  • Para la musculatura fijadora de las escápulas. Ídem a cifosis Fijación de los omoplatos

  • Para la musculatura rectificadora de la lordosis cervical Retropulsión de la cabeza

Tratamiento General

Finalidades de los ejercicios correctivos

1. Aumentar la movilidad: Es propio de las primeras etapas de casi todo tratamiento correctivo, como así también son los primeros momentos de cada sesión.
Movimientos de total amplitud articular, en todas las direcciones. Un trabajo rítmico y elongante, con buena localización en la zona deseada nos dará resultados efectivos.
2. Desarrollo de la fuerza muscular: cuando la zona a tratar se encuentre flexible, se comienza a desarrollar la fuerza en planos musculares correctores de la deficiencia.
Con contracciones isométricas y luego concéntricas
3. Reajuste del control postural: casi simultáneamente con los trabajos tendientes a obtener flexibilidad y la fuerza, se ira intentando los necesarios reajustes posturales generales.
Entonces la 1º y 2º etapa no son fines en si mismos sino medios para posibilitar el logro de un buen reajuste postural.
4. Mejoramiento de la condición general, por medio de actividad física adecuada y planificada
5. Estimulación de la corrección psicosomática: un vicio postural a veces nos debe preocupar mas por sus repercusiones psicológicas que por su influencia sobre las formas y funciones del cuero.

Fundamentos técnicos de los ejercicios en gimnasia especial correctiva

La gimnasia especial o correctiva basa su accionar sobre una serie de principios técnicos, con el dominio de los cuales el fisioterapeuta puede construir sus ejercicios.

1. Elección de una correcta posición de inicial: se denomina así a la posición de partida para realizar los ejercicios. Una buena posición inicial favorece la estructura y técnica del ejercicio, ayuda a determinar los planos y trayectorias del movimiento, permite lograr el máximo beneficio.
2. Exacta posición de la estructura de movimiento: los ejercicios correctivos reconocen dos estructuras fundamentales: la analítica y la sintética. La analítica involucra una o dos articulaciones y sus grupos motores. La sintética varias articulaciones y sus grupos musculares. En la gimnasia correctiva priman las estructuras analíticas por ser mas precisas y por la necesidad de localizar el trabajo y su efecto.
3. Exacta selección de la técnica del movimiento: dos son las técnicas fundamentales: los movimientos regulados y los de impulso. Los movimientos regulados son los controlados o conducidos, que poseen generalmente una velocidad uniforme. Los movimientos de impulso se dividen en oscilaciones o balanceos y lanzamientos, los lanzamientos son de velocidad creciente mientras que los balanceos son de velocidad regular.
4. Las trayectorias o recorridos: todos los ejercicios deben ser ejecutados en su mas amplia posibilidad de recorrido articular para provocar contracciones y elongaciones máximas. Las trayectorias deben ser fácilmente conocidas y determinadas.
5. Tipos de contracción muscular: se usaran contracciones isométricas ( sin desplazamiento visible de palancas) y contracciones isotónicas ( con desplazamiento de palanca) ya sean concéntricas o positivas o excéntricas o negativas.
6. Adaptación de las resistencias: aplicando según las posibilidades del paciente los movimientos pasivos, activos, asistidos y resistivos.
7. Vivenciar el movimiento: el movimiento debe ser la expresión de una interacción psicosomática. Una ejercitación motora en la gimnasia correctiva carece de sentido si el espíritu y la voluntad de la persona que las ejecuta no participa.
8. Repetición: este principio se basa en que toda reeeducacion motora de actitud y movimiento necesita de la repetición para mejorar las coordinaciones nueromusculares precisas, con ella se van dejando las contracciones parásitas, se adquiere soltura, liviandad y economía en los movimientos. Tener en cuenta que se debe dejar de repetir un ejercicio cuando se ha perdido el interés en el, se trabaja con desgano y se encuentra fatigado. La pauta es repetir entre 8 y 10 veces los ejercicios.

Objetivos primordiales de la reeducación muscular

1. Activación: si el paciente es incapaz de contraer voluntariamente la musculatura en movimientos directos o asociados, no podrá lograr grado de reeducación alguno, por esta razón, si el paciente es incapaz de contraer voluntariamente un músculo, el programa de reeducación debe comenzar por la aplicación de ciertas técnicas destinadas a activar esas unidades motrices que proporcionan una respuesta óptima.

2. Fortalecimiento: la fuerza muscular se obtiene fundamentalmente por medio del trabajo.

La recuperación de la fuerza por medio del trabajo se debe a tres factores:

1. El efecto del entrenamiento, que es debido en gran parte al desarrollo del sentido muscular y al aumento de la circulación a través del sistema propioceptico
2. Hipertrofia de las fibras musculares individuales
3. Aumento del numero de unidades motoras que intervienen en el esfuerzo contráctil.

Cada uno de estos factores exige un aumento de la resistencia al esfuerzo voluntario para lograr una respuesta máxima

3. Coordinación: puede definirse como la habilidad de usar los músculos correctos, en el momento adecuado y con la intensidad apropiada para lograr el modo mas eficiente de movimiento

4. Resistencia a la fatiga: consiste en la habilidad para efectuar movimientos repetidos, propios de una actividad prolongada.

Ejercicios para la Columna Vertebral

Para la región cervical: Movilización de la región cervical: en algunos casos conviene practicar ejercicios para movilizar el cuello, que presenta rigidez y molestia, producida por el exceso de trabajo, por alteraciones reumáticas de la columna cervical o por las partes blandas.
Se consiguen mejorías por medios de ejercicios que relajen las contracturas.
1. Sentado dibujar círculos con los hombros, brazos colgando al costado del cuerpo
2. Sentado, dejar caer la cabeza hacia delante y luego enderezarla
3. Para desarrollar la musculatura de la nuca: hacer extender la cabeza contra resistencia, que puede ser aplicada por el propio paciente, colocando las manos cruzadas detrás de la cabeza.

Para la región dorsal: en la cifosis dorsal el tórax es rígido y tiene poca amplitud respiratoria. Para corregirla además de desarrollar la musculatura extensora vertebral dorsal, debe practicarse un verdadero desbloqueo toráxico, por medio de los ejercicios pasivos, combatiendo las rigideces de las articulaciones intervertebrales y costovertebrales y estirando la musculatura intercostal y pectoral.

Ejercicios de estiramiento:
1. Individuo sentado en un banco, con brazos en cruz, antebrazos flexionados y manos en las clavículas, el fisioterapeuta apoya su rodilla en el vértice de la curva, y tomando los codos con sus manos, al realizar el paciente una inspiración profunda, llevando los codos hacia atrás, el fisioterapeuta tira mas hacia atrás los brazos.
2. De pie frente a una espaldera, con caderas flexionadas a 90º, brazos extendidos hacia delante, para tomarse de una barra, se ejerce una extensión forzada de la región dorsal, el fisioterapeuta puede ayudarlo apoyándose sobre la cifosis.
3. Para estirar los pectorales e intercostales. En decúbito supino, brazos en cruz y manos debajo de la nuca, se llevan los codos al plano de apoyo. Para forzar el movimiento se puede colocar una almohadilla en la columna dorsal, se ha de procurará aplanar al máximo la región cervical y dorsal.
4. Ejercicio similar al anterior, realizarlo con el individuo sentado en la silla, cuyo respaldo alcance el vértice de la cifosis.
5. Ejercicio de suspensión: el sujeto se cuelga con las manos en una barra, lo que corrige las curvas anormales, se estiran de esta forma la musculatura escapular y de la región superior del tórax.

Ejercicios de los músculos extensores:
1. decúbito prono, con la frente apoyada en las manos cruzadas con las palmas hacia abajo, o los brazos en cruz o estirados hacia delante, realizar una extensión de la parte alta de la columna vertebral haciendo una inspiración
2. Sentado en el suelo, con las manos apoyadas detrás del tronco de modo que los brazos queden dirigidos hacia atrás y abajo, elevar la pelvis lo mas arriba posible, al mismo tiempo que se inspira y se contraen los abdominales
3. En decúbito prono, con las manos en la nuca, con los miembros inferiores sujetos a la mesa, se realiza un movimiento de rotación del tronco de derecha a izquierda.

Para la región lumbar
Las alteraciones posturales mas frecuentes en la región lumbar y diversas alteraciones de otras regiones requieren para su corrección, un esfuerzo de los músculos abdominales.

Ejercicios para rectos anteriores: el movimiento típico es el realizado en decúbito supino con las manos en la nuca, levantando el tronco o los miembros inferiores
1. Elevación de los miembros inferiores: 1º tiempo: se produce flexión de los muslos sobre la pelvis, por la acción del psoas iliaco: los músculos abdominales se contraen isometricamente para fijar la pelvis, alrededor de los 70º de flexión del muslo, la tensión de los isquiotibiales impide que continue el movimiento, el cual se realiza a partir de entonces por la contracción isotónica de los rectos anteriores que acercan la pelvis al esternón.
Si los Rectos son deficientes, no inmovilizan la pelvis en el primer tiempo de la flexión y esta gira hacia delante por la acción del Psoas Iliaco acentuándose la lordosis lumbar.
Por ello cuando la pared abdominal es deficiente debe evitarse ejecutar la elevación de las piernas a partir de la horizontal y se debe hace partiendo desde una posición de 45º de flexión, simplemente clocando las rodillas flexionadas, con los pies apoyados en el suelo.
La elevación de los miembros inferiores puede tener diferentes maneras, elevación alternativa de los miembros, elevación de los miembros inferiores hasta la vertical seguida de la flexión de caderas y rodillas, volviendo a la posición inicial. Describir giros con los pies, movimiento de pedaleo de bicicleta. Elevación del tronco.

Ejercicios para oblicuos: realizar movimientos de torsión y de flexión lateral del tronco, las cuales se alternan hacia los dos lados.
1. De pie, con piernas separadas, tronco flexionado y brazos en cruz, realizar rotaciones de un lado y del otro.
2. Igual al anterior pero con manos en las caderas.
3. Sentado en el suelo, manos en la nuca y piernas separadas, realizar torsiones y movimientos laterales
4. decúbito supino y brazos apoyados en el suelo, elevación de los miembros inferiores hasta la vertical y torsión de la pelvis a un lado y el otro
5. decúbito supino con rodillas flexionadas y manos de la nuca, flexionar un muslo hasta llegar a tocar el coso del lado opuesto
6. decúbito lateral sobre una mesa con el tronco colgando por fuera de la misma y los miembros inferiores sujetos por un ayudante o cincha, realizar inclinaciones del tronco con o sin torsión.

Ejercicios para Lordosis
Estos ejercicios tienen como finalidad la búsqueda de una posición equilibrada, lograda por medio de la percepción de los diferentes segmentos corporales.
1. Oscilaciones laterales del cuerpo en bloque, llevando el centro de gravedad sobre el pie derecho, luego sobre el izquierdo.
2. Oscilaciones en masa del cuerpo pasando la vertical de gravedad desde los dedos del pie a los talones. La articulación del movimiento se hace única a nivel de los tobillos.
3. Oscilaciones en arco por traslación de la pelvis hacia delante y atrás.
4. Asociaciones de las oscilaciones anteriores con basculación de la pelvis en ante y retroversión.
5. Oscilaciones en arco lateral por traslación lateral de la pelvis.

Para la rigidez lumbar
1. En posición de pie flexionar el tronco hacia abajo y al frente
2. En posición sentada inclinar el tronco hacia delante con los brazos extendidos hacia los pies
3. En decúbito dorsal, llevar los miembros inferiores hacia el pecho con la ayuda de los brazos.

Los siguientes ejercicios sirvan para aprender la retroversión de la pelvis, que es una fase importante de la gimnasia abdominal, que condiciona el trabajo posterior.
La retroversión de la pelvis con contracción del tipo isométrico se debe principalmente a un modesto acortamiento del recto mayor, y secundariamente del transverso que, al efectuarse sin una separación apreciable de los segmentos adyacentes, concluye con una fuerte presión contra el apoyo y por consiguiente la reducción de la lordosis.
1. En decúbito horizontal, con los miembros inferiores semiflexionados, aplanar la columna lumbar y, oscilando la pelvis, unirla al plano de apoyo.
2. En decúbito dorsal con los miembros inferiores extendidos aplanar la columna lumbar y oscilando la pelvis, unirla al plano de apoyo.
3. En posición erguida, con el dorso apoyado en la pared y los miembros inferiores separados de la misma unos 20 a 30 cm, efectuar la retroversión de la pelvis.
4. Ídem al ejercicio anterior, solo que la posición es erguida y uniendo todo el cuerpo a la pared.
5. En posición erguida y sin ningún apoyo, efectuar le retroversión de la pelvis.

En los siguientes ejercicios la pelvis secunda la acción del tronco. La contracción se debe a la acción de los rectos abdominales, que tomando punto fijo sobre el pubis elevan las costillas y la acercan a la pelvis. Esto origina la intervención asociada de los flexores de la cabeza y de los pectorales.
1. decúbito dorsal con piernas flexionadas. Elevar el tronco haciendo flexionar previamente la cabeza y luego vértebra por vértebra, de arriba hacia abajo.
2. decúbito dorsal, piernas flexionadas y apoyadas sobre una superficie mas elevada que la ofrecida por al cuerpo. Elevar el tronco hacia los muslos.
3. decúbito dorsal con piernas extendidas, pies fijos por un ayudante u objeto. Elevar el tronco flexionando primero la cabeza sobre el pecho y luego este hacia el abdomen.

El siguiente ejercicio se inicia con la retroversión de la pelvis, la cual se acorta y tensa los rectos abdominales, la flexión de la pierna sobre el muslo, sitúa fuera de acción al recto anterior del cuadriceps que libera al Psoas iliaco de la tarea de fijar el cuadriceps mismo. El psoas iliaco hace que el músculo se flexione sin dificultad, favoreciendo indirectamente la acción de los rectos abdominales que no tienen dificultades para mantener la pelvis en retroversión.
1. decúbito dorsal con piernas flexionadas, manos hacia atrás tomadas de un peldaño, elevar las rodillas hacia los hombros.

Los siguientes ejercicios son para el desarrollo de los oblicuos mayores y menores, ya que nos debe interesar el entrenamiento correctivo de la cincha abdominal completa
1. En posición de sastre tomar un palo con ambas manos, en ancho de hombros, sobra la cabeza y girar el tronco para un lado y luego para el otro.
2. decúbito dorsal con piernas flexionadas, marcando un ángulo de 90º entre muslos y tronco, llevar las piernas al plano de apoyo alternativamente de un lado al otro sin mover el tronco.

Otros ejercicios para Lordosis

Ejercicios en decúbito supino:
1. Apoyando el occipucio, la columna y las extremidades inferiores extendidas, en cuya posición se pone de manifiesto la lordosis, se flexionan las rodillas hasta que desaparezca la lordosis y desde esta posición se sienta
2. A partir de la posición de rodillas flexionadas, se las lleva a completa flexión sobre el abdomen, el cual retrae completamente el movimiento por la propia ayuda manual sin levantar la cabeza

Ejercicios para desarrollar los músculos abdominales sin reforzar el Psoas
1. En decúbito supino con rodillas en flexión, llevar las rodillas al tórax, levantando ligeramente la cabeza
2. Desde la misma posición de partida, levantar la cabeza, acercar las rodillas al tórax, colocar las piernas verticales, para luego bajarlos lentamente hasta 45º a partir de ese momento se invierte el movimiento, hasta volver a la posición inicial.

Ejercicios para alargar los músculos lumbosacros y ligamentos posterior.
1.decúbito supino con la cabeza algo levantada, rodillas flexionadas y cogidas con las manos. Se doblan los codos llevando las rodillas a las axilas, las rodillas se bajan después lentamente.
2.Desde la posición sentada flexionar el tronco hasta tocar la punta de los pies con las manos.

Tratamiento Fisioterapéutico

La aplicación de los agentes físicos, será para relajar la zona a tratar y aliviar el dolor, y serán la parte inicial de la sesión para luego realizar los ejercicios.

Infrarrojos: producen calor local y superficial que por medio de la conducción y por los fluidos es transportado a los tejidos profundos.
Aumenta el metabolismo, aumentando de esta forma la demanda de oxigeno.
Produce vasodilatación que favorece la remoción de productos residuales, causantes del dolor. Posee efecto sedante sobre las terminaciones nerviosas, si el calor para el paciente es agradable.
Favorece la relajación muscular.

Onda corta: indicado por los siguientes efectos terapéuticos: reducción del dolor, aumenta la circulación, favorece la eliminación de los productos de desecho

Ultrasonido: efectos terapéuticos: favorece la circulación sanguínea, relajante muscular, reducción del dolor.

Magnetoterapia: a nivel celular, normaliza el potencial de la membrana alterado y estimula generalmente el metabolismo celular. A nivel tisular, vasodilatación local, efecto analgésico sobre las terminaciones nerviosas, disminución del tono sobre fibras estriadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada